No fue tiempo perdido

0
13

El cestoball misionero se mantiene a la expectativa. Horas atrás, la Asociación Misionera de la disciplina presentó ante las autoridades provinciales el protocolo sanitario para el regreso a los entrenamientos. Mientras tanto, players y entrenadores continúan con distintas capacitaciones digitales brindadas por la Confederación Argentina

.
Sin dudas, el parate por la pandemia de coronavirus no significó tiempo muerto para la familia del cesto local. “Si bien no pudimos entrenar ni juntarnos, vía online estuvimos muy activos en estos últimos meses”, explicó a EL DEPORTIVO la secretaria de la Asociación Misionera, Lorena Merochenich, referente del deporte y actual entrenadora de la Unión Cultural y Deportiva Eldorado (UCDE).

“Durante los lunes, miércoles y viernes realizamos una capacitación para entrenadores ofrecida por la Confederación Argentina, vía Zoom. Durante la primera semana de junio fue para el nivel inicial, luego empezamos con el nivel intermedio, después para mayores y se cierra con un título específico para profesores universitarios y terciarios”, sintetizó Merochenich.

La situación del cestoball en Misiones es diferente a la de otros deportes. Sucede que la actividad se encuentra en desarrollo, al punto que a nivel local también fueron varios los deportistas que participaron por primera vez de una capacitación específica destinada a formar dirigentes. Paso a paso.

Respecto al protocolo presentado a la Provincia, Merochenich explicó que se tomó el modelo y las sugerencias de la entidad madre a nivel nacional para conformar uno propio, en el que también se tuvieron en cuenta las recomendaciones del Gobierno local. “Nuestro protocolo es muy similar al del básquetbol, con hasta seis jugadores por turno de entrenamiento, siempre trabajando de manera individual, en lo técnico principalmente”, añadió Lorena.

Sobre esa normativa, la dirigente indicó que se agregó un punto particular. Sucede que, como se trata de un deporte en desarrollo, no todos los jugadores están federados. Y mucho menos, los más chicos. “Incluimos en el protocolo la posibilidad que nos dejen entrenar a chicos y chicas que justo el año pasado habían comenzado con la iniciación en el cesto.

No queremos que todo eso se termine cortando. Son niños y adolescentes, de unos 12 o 13 años. Entendemos que como hoy por hoy no podemos siquiera pasarnos la pelota y tenemos que apuntar a lo técnico, eso es una oportunidad para desarrollar esas categorías iniciales”.

Sobre lo que se viene, el calendario nacional está suspendido hasta julio pero, ante la situación sanitaria, las expectativas no son las mejores. Y eso golpeó duro al cesto misionero.

“Este año, todos los campeones que tuvimos en nuestra primera Liga Provincial se habían clasificado para los torneos nacionales de esta temporada, pero todo está realmente muy difícil”, explicó Merochenich.

No obstante, la esperanza no se pierde, al menos a nivel local: “Si llegamos a fin de año con posibilidades de hacerlo, realizaremos la segunda edición de la Liga Provincial. Pero bueno, vamos paso a paso. Una vez que tengamos certezas, podremos ahondar más sobre el futuro”.

200

jugadores de cestoball, aproximadamente, están federados en los cuatro clubes que actualmente practican la disciplina en la provincia. Se trata del Racing (Posadas), UCDE (Eldorado), Nazareno (Puerto Rico) y Panteras (Jardín).

La entrada No fue tiempo perdido se publicó primero en Primera Edición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here